Organizarte con tus compañeros de piso para limpiar

Organizarte con tus compañeros de piso para limpiar

¿En qué momento se convirtió el salón de tu piso compartido en el de la casa de Alan Parrish?

¿Alguien ha visto la escoba?

Por si no lo recuerdas, la casa de Alan Parrish era la casa de Robin Williams en Jumanji (1995), y ahora que habéis sido los peores compañeros de piso podría ser vuestro salón.

Respirad hondo, buscad una superficie lisa si no encontráis ninguna mesa y sentaros todos los compañeros del piso. ¿Ya? ahora debéis aceptar lo que ha sido un fallo generalizado. Te aconsejo que no tratéis de buscar culpables, si no de que asumáis que la situación es insostenible y que debeís corregirla antes de que venga el ministro de sanidad o peor, el de medioambiente.

El planning semanal.

¿Recuerdas ese folio que estaba en la nevera, cogido con imanes? Era el planning semanal. Si no lo hiciste en su momento, te lo explico brevemente: Según las diferentes escuelas de pensamiento moderno, hay muchísimas maneras de organizar la limpieza con tus compañeros de piso. Por lo general habrá que escoger un sitio principal de la vivienda donde colocaréis una tabla con las zonas, los nombres y los días. En Wuolah por ejemplo es sin lugar a dudas, la nevera. Ahí está nuestro papel con imanes horteras.

Hemos elegido como día de limpieza miércoles, porque Bad Pablo empieza los fines de semana los jueves por la mañana y nunca vuelve antes del lunes.

Como véis esta organizada la casa por zonas comunes y lo más importante: las semanas de limpieza para asegurar los turnos rotatorios. La tabla además tiene una serie de normas básicas que explicaremos a continuación.

El día de limpieza debería ser uno a la semana.

Sé que ahora mismo en esa pocilga en la que vivís suena a entelequia, pero si seguimos las subnormas, se podría mantener el orden.

El que ensucia recoge.

Si estaba todo limpio, lo que hay que hacer es mantenerlo. No cuesta nada fregar tus platos despues de comer (un plato seco es muchísimo más difícil de limpiar). Además, si está todo limpio y en su sitio es mucho más fácil identificar al culpable que ha cometido el crimen. Porque una vez limpio todo, ahora sí se puede hacer escarnio público.

No deberías haber dejado aquel trozo de pizza en el sofá.

Productos de limpieza actualizados.

Tal vez limpiar los cristales con vinagre o ese palo con tiras de tela cubiertas de moho no merezca llamarse fregona. Debes actualizar los utensilios de limpieza y los productos que usas. Vamos con los utensilios.

Como diría cualquier ingeniero de diseño, un buen producto debe defender de manera equilibrada la función y forma. Nos gusta muchísimo la I+D de mercadona, (función) pero nos fascina un estampado de vaca en un palo de escoba (forma).

En cuanto a productos, paséate por el pasillo de limpieza en tu supermercado. Así descubrí yo las toallitas de baño, muebles y suelos. Estas toallitas son muy recomendables para rincones y manchas difíciles.

Pausa para el medio ambiente

Vamos a hacer una pausa para hablar del medioambiente. Aunque los productos de limpieza ecológicos como el vinagre son eficaces no son eficientes, la casa ahora no huele a limpio si no a vinagre y además está todo mucho más pegajoso. Nuestro consejo es: aprovecha la industria química de los productos de limpieza pero realiza buenas acciones como limpiar los cristales con papel de periódico que tengas por casa. Eso si es eficaz y eficiente.

Limpiar es una fiesta.

Bueno no, pero sí. Aprovechad que os habéis gastado una pasta en productos de limpieza y utensilios nuevos para recrear el videoclip de Queen “I want to break free”.

Ya va a estar el suelo limpito.

Videollamadas a padres y abuelos.

No vale llamar. Estamos en ese punto del futuro en el que podemos saludar a través de una cámara a nuestros progenitores de manera recurrente. También se nos puede caer la cara de verguenza a través de una pobre conexión 4G escuchando a tu padre: hijo mío, ¿por qué vives en una pocilga?

Paseo por internet para ver las enfermedades terroríficas que podéis tener por no limpiar.

Pero no voy a contártelo yo. Internet alberga horrores y está lleno de peligros, así que las buscas tú. Eso sí, ten en cuenta que el resto del día vas a estar rascándote muchísimo.

Enseña (o aprende) como se hace.

Tu compañero de piso no es que sea un puerco, sino que ha tenido una carencia educativa grave porque en su casa se lo han dado todo hecho y le limpiaban la casa. Es algo parecido al principio de Hanlon, pero con modificaciones: no llames guarro a alguien que no ha limpiado nada desde el día que nació.

Tu compañero es como un cervatillo asustado. Utiliza palabras cariñosas, sonrisas y mucha paciencia. Con frases de este tipo lo convertirás en un ser humano prácticamente funcional:

  • El fregadero queda mejor si le das así.
  • Ten cuidado con los restos de comida sobre la encimera.
  • El brick de zumo va a plásticos también.
  • Movimientos suaves pero decididos con la fregona.
  • La parte de arriba del cubo sirve para escurrir.

Bueno pues ya esta.

¿Todo recogido?¿huele a limpio? entonces ya podéis salir a celebrarlo. O incluso si me apuras, ponerte a estudiar.

Otra cosa más. Si os ha molado la tabla con el planning te la dejamos aquí:

Recuerda hacer una foto una vez que la rellenes y etiquétanos en redes sociales.