Juegos baratos de PS4 que deberías probar sí o sí antes de jubilar la consola

Juegos baratos de PS4 que deberías probar sí o sí antes de jubilar la consola

Ahora que se ha confirmado que la nueva consola de Sony, la Play Station 5, saldrá en 2020 y probablemente en Navidades, todos los gamers comenzamos a preguntarnos qué juegos no podemos dejarnos en el tintero antes de pasarnos a la nueva generación.

La PS5 nos costará, para variar, un buen puñado de euritos: más de 400 paveles, por lo menos. Tocará volver a meter mano en nuestra raquítica cuenta o mantener intensas conversaciones con nuestros padres para que… ¿Cómo decirlo? Para que nos “inyecten un poco de liquidez con el fin de cubrir nuestras necesidades lúdico-recreativas”. Ya me entendéis.

El caso es que a la PS4 aún le quedan, como mínimo, un par de años de buenos videojuegos, y en Wuolah quieren que os recomiende algunos que me han encantado y que no os costarán un ojo de la cara. He intentado ser un poco original y no poner el GTA, el Fortnite o el FIFA… ¡Hay vida más allá de lo mainstream!

BIOSHOCK

La saga Bioshock ofrece una de las mejores y más enrevesadas tramas de toda la historia de los videojuegos, la cual está divida en Bioshock 1 (2007), Bioshock 2 (2010) y Bioshock Infinite (2013). Christopher Nolan y sus pelis rarunas son un capítulo de Gym Tony al lado de estos videojuegos y sus Big Daddies. Ni siquiera los más expertos y frikis del mundillo son capaces de ponerse de acuerdo, a día de hoy, para descifrar todos los misterios del apasionante relato de 2K Games.

Sus dos ambientaciones principales, Rapture (ciudad submarina de los juegos 1 y 2) y Columbia (ciudad suspendida en el aire de la tercera entrega) son verdaderas obras de arte que dan forma al excelente guión y que eclipsan unos gráficos potables y una jugabilidad un pelín repetitiva en ciertos momentos. Creedme cuando os digo que merece la pena jugarlo solo por escuchar el lema que repiten una y otra vez las maquinitas de Circus of Values (chiste interno que solo entenderéis si jugáis juasjuasjuas).

Es un juego en primera persona que mezcla armas de fuego con plásmidos, que son algo así como superpoderes; y que funde también suspense, humor y acción en un explosivo cóctel que tardarás horas y horas en beberte. Y eso es lo mejor, que por menos de 20 euros puedes encontrar la colección completa de los tres juegos remasterizados (Bioshock: The Collection). Menos de 20 pavos por decenas de horas de juego en un modo historia de calidad. ¿Qué más queréis? (Sé que queréis más cosas, pero esto es una pregunta retórica. No hace falta que la contestéis).

HORIZON ZERO DAWN

Un mundo abierto, post-apocalíptico y gigantesco esperando para ser explorado. Animales y dinosaurios robóticos en plena naturaleza más flipantes que cuando tu perro aprende a ponerse a dos patas y a bajar el pomo de la puerta solo para salir del salón. Una historia que te dejará los pelitos del brazo para colgar llaves. Una protagonista de armas tomar llamada Aloy que poco tiene que envidiar a Tomb Rider y compañía. Todo eso ofrece Horizon Zero Dawn. Ah, bueno, y graficazos.

Horizon Zero Dawn es un Triple A en toda regla pero no del todo conocido por el gran público. Durante su extensa historia nos regala acción, exploración, aventura, misterio, escaladas que quitan el aliento o batallas épicas por el ridículo precio de 20 eurillos (ya lleva un par de años en el mercado).

Se trata de otro ejemplo de relación calidad/precio inmejorable. Además, tiene bichos robóticos. BICHARRACOS ROBÓTICOS. ANIMALES Y DINOSAURIOS DE ACERO INOXIDABLE CON CONECTORES USB. Y TE PUEDES MONTAR EN MUCHOS DE ELLOS. Creo que lo de los dinosaurios ya lo había dicho antes, pero no está de más recalcarlo. En el caso de que os den miedito ese tipo de bestias también podéis mirar las puestas de sol, que son preciosas. No es broma, podría pegarme todo el día contemplando una.

LIMBO + INSIDE

Esta doble propuesta es más alternativa, más outsider. Café para los muy cafeteros. Dos videojuegos indies, como los Vetusta Morla esos que tanto os molan. Profundos, siniestros, con niños pasándolo regular e ideados por unos daneses un poco chiflados, tanto Limbo (2010) como Inside (2016) son considerados dos videojuegos extraños pero rematadamente buenos.

Ambos son juegos de plataformas y puzles en 2D con unos gráficos monocromáticos, sonidos ambientales y estéticas minimalistas súper característicos. A pesar de poner sobre la mesa una propuesta tan poco comercial, Playdead (que es la compañía de los daneses locos) se llevó halagos de todos los colores tras el estreno de su obra primogénita Limbo. Y cuando la juegas, entiendes por qué. O no. Porque el argumento es, en realidad, tan ambiguo como tú quieras que lo sea. Y con Inside tres cuartos de lo mismo.

Sea como fuere, si queréis adquirir estos juegos, vais a encontrar ahora un pack maravilloso con los dos por unos 20 pavos, que renta mucho. Esta oferta la podréis hallar en cierta macro-tienda web estadounidense de comercio electrónico que no nos ha pagado por hacerle publicidad y que, por tanto, no os diré que es Amazon.

SABER ES PODER

Como me acabo de dar cuenta de que solo os estaba proponiendo juegos intensitos, voy a cerrar este post con una alternativa más liviana. Saber es poder (o Knowledge is power) es un juego original de Play Station que está disponible en su tienda digital, y que podrás adquirir también por menos de 20 euros.

Su mecánica es tan sencilla como divertida: se trata de un concurso en el que deberás competir con hasta 6 amigos o familiares por llegar el primero a la cima. Irás escañando puestos conforme aciertes preguntas de diversos temas, y (esto es lo que más mola) podrás trollear a los demás jugadores lanzándoles tus truquitos traviesos.

Saber es poder no es una idea rompedora, pero tampoco tiene nada que envidiar a sus homólogos como del icónico Buzz, que tantas horas de risas en grupo nos han regalado. Ten en cuenta también que puedes usar tu smartphone o tablet como mando, lo que hace súper cómoda y accesible la jugabilidad. Además, conseguir que tu amigo el irascible se pique cuando le lanzas siempre a él los “castiguitos” no tiene precio. Él gritando. Tú a carcajada limpia. Piénsalo.

Y hasta aquí mis propuestas para esta semana. Espero que os resulten interesantes y que os animéis a darle calor a los joysticks aprovechando que el Black Friday está a la vuelta de la esquina. Yo me voy a jugar un ratillo al Minecraft, que los diamantes no se van a picar solos. ¡Y recordad que podéis dejarnos en nuestras redes sociales más propuestas de temas para el blog o de videojuegos sobre los que hablar!