Éxito académico, un nuevo estudio descubre la importancia de los genes en el aprendizaje.

Éxito académico, un nuevo estudio descubre la importancia de los genes en el aprendizaje.

Fuente: xataka.com

Al llegar a los 18 años nos enfrentamos al momento que recibimos las notas que van a labrar nuestro futuro laboral. Nadie hubiera pensado que los genes iban a cobrar cierta importancia en esa decisión. A pesar de que sea raro, un estudio realizado por Xataka para Scientific Reports recoge que “los factores genéticos influyen tanto en las posibilidades de acceder a una universidad como en los logros académicos” (Smith-Woolley, E. y Ayorech, Z., 2018).

Tras varias décadas de investigación, los expertos han demostrado que, efectivamente, nuestros genes influyen en el éxito académico. No solo en el periodo universitario, sino también en primaria, secundaria y cualquier estudio posterior. El estudio ha analizado la influencia genética sobre la heredabilidad, es decir, los rasgos genéticos. El resultado obtenido es que este éxito académico de que hablamos está formado por un 50% de nuestra herencia.

El apoyo familiar, los amigos y compañeros, la motivación, el aprendizaje, la autoestima, la inteligencia o la concentración son algunos de los muchos factores que influyen en nuestro éxito académico. Los estudios que han analizado estos factores concluyen que muchos los heredamos de nuestra genética. En concreto, las pruebas GCSE (General Certificate of Secondary Education) registraron que un 75% de la heredabilidad está formada por la salud mental, la inteligencia y la personalidad.

Alguien se dispone a elegir entre ir a la universidad o no. Hay muchos factores que esa persona tiene en cuenta en su decisión. Algunos de estos factores son hereditarios. Hasta el momento, el expediente escolar es el factor fundamental en las elección académicas futuras. Sin embargo, muchos otros van ligado a la personalidad, como las ganas de aprender o la capacidad de cada persona. Además, el estatus socioeconómico influirá a muchos estudiantes en su selección. Por ello, la parte genética que influye en la elección de ir a la universidad, es la misma que incluye todos estos factores.


El estudio sobre el éxito académico se basó en un experimento con gemelos.

Estudio con gemelas sobre el éxito académico

 

“Para hallar la influencia genética en las elecciones académicas es necesario utilizar un concepto llamado correlación gen-ambiente que se basa en la idea de que los individuos son partícipes activos a la hora de seleccionar, modificar y crear entornos que coincidan con sus inclinaciones naturales. En este sentido, los resultados académicos son más de lo que simplemente le pasa al alumno de forma pasiva. Un alumno toma decisiones en cuanto a su experiencia universitaria (ir a la universidad o no, dónde estudiar y qué estudiar) que están en parte influenciadas genéticamente”. (Smith-Woolley, E. y Ayorech, Z., 2018).

El estudio de la influencia genética en el éxito académico ha llevado a cabo unas pruebas con una muestra de 3.000 parejas de gemelos. Estas parejas forman parte del Estudio de Desarrollo Temprano de Gemelos (Reino Unido). Entre las pruebas realizadas se les preguntó a los gemelos sobre sus decisiones académicas y sus notas. Los resultados se compararon entre gemelos y mellizos (gemelos no idénticos). La conclusión fue que ambos tipos de gemelos tenía diferentes cantidades de ADN heredado,. Sin embargo, todos compartía su entorno en la misma medida.

Es decir, los gemelos no idénticos comparten el 50% de este ADN heredado, como lo harían dos hermanos normales. Sin embargo, los gemelos idénticos comparten el 100% de ADN heredado. “Si los gemelos idénticos se parecen más en una característica en particular, como podría ser los logros académicos, en comparación con los gemelos no idénticos, entonces si que podríamos hablar de que existe una influencia genética. Así fue como descubrimos que había una gran influencia genética. Claro que en todas las formas en las que se podía medir el éxito académico”. (Smith-Woolley, E. y Ayorech, Z., 2018). Además, en torno a un 57% de las diferencias entre los individuos se debía también a causas genéticas.