Ansiedad en universitarios: un trastorno en aumento

Ansiedad en universitarios: un trastorno en aumento

Hoy en día la ansiedad la padecen la gran mayoría de las personas. No es algo nuevo. Pero la ansiedad en los universitarios está más al alza que nunca. 

La ansiedad, al igual que la depresión, es uno de los trastornos psicológicos más registrados en los centros de salud y con mayor presencia en el ámbito universitario. 

El mundo laboral tampoco se libra. Nos exponemos a elementos psicosociales que aumenta nuestros niveles de ansiedad, estrés e incluso depresión. Para que nos entendamos, la ansiedad es la respuesta de nuestro cuerpo ante el peligro. Si un león viene corriendo hacia ti, eso genera ansiedad (lo normal, vaya). Pero con los problemas cotidianos de la vida no estamos ante el peligro. Por lo que no deberíamos tener los mismos niveles de ansiedad.

La ansiedad en los universitarios puede ser debida a muchas causas. Ingresar en la universidad puede conllevar cambios significativos en las actividades cotidianas de los estudiantes, como separación del núcleo familiar o aumento de responsabilidades, entre otros. 

El mundo universitario presenta unas características y exigencias organizativas y académicas que en ocasiones conducen a los estudiantes hacia la ansiedad y hacia la perturbación psicosocial, con la posterior disminución de rendimiento. 

ansiedad en universitarios

La ansiedad en los universitarios por culpa de la situación económica.

No tenemos suficiente con no tener claro qué carrera elegir, que la crisis económica y la alta tasa de desempleo también son factores que nos aumentan la ansiedad. Hoy en día, en la etapa de los 18 a los 30 años no hay emancipación plena (por lo general), y la dificultad de incorporarse al mundo laboral hace que la persona se estanque o incluso experimente una regresión. 

Aunque sí que es verdad que (muy) poco a poco estamos mejor. Ahora los universitarios tenemos más posibilidades de encontrar trabajo que antes. Imagina acabar tu ansiada carrera y no encontrar trabajo hasta año y medio después… puuff 

Además, si en España no encuentras nada siempre tienes la opción de salir de tu zona de confort e irte fuera a trabajar. Existen miles de opciones actualmente si no sabes mucho inglés o cualquier otro idioma, y no tienes pasta (como irte de au pair, por ejemplo). 

Tu autoestima se mide en likes.

Otro punto que hoy en día nos afecta bastante a los jóvenes son las redes sociales. ¿Pensabas que no iríamos a hablar de cómo nos afectan las redes sociales? ¡Qué equivocado estabas…! En ellas formamos y construimos relaciones y configuramos nuestra propia identidad. 

Las fotos y vídeos idealizados que subimos a Instagram hacen que nuestra vida parezca una m***. ¡Pero no es así! ¿Quién sabe lo que se oculta detrás de esas maravillosas imágenes? 

No es lo mismo ver la Mona Lisa así:

mona lisa
Que así…:
gente fotografiando la mona lisa

¿Verdad?

Se ha demostrado que cuatro de cada cinco jóvenes las redes sociales les provocan que sus sentimientos de ansiedad empeoren (¡¡¡4 de cada 5!!!). – como dice la canción de Arnau Griso: “y si no te sientes guay, es porque tu autoestima se mide en likes”.

Siéntete orgullosa/o de tus imperfecciones.

Otro punto bastante generalizado que hace que se produzca ansiedad en universitarios en nuestro físico. Se demostró que las chicas expresaban un deseo de cambiar su apariencia como la cara, pelo o piel después de llevar un tiempo en Facebook (whaaaat??). No quieras tener el culo de la Kardashian o los abdominales de Cristiano Ronaldo. Eres perfecta/o tal y como eres. 

Han surgido muchos movimientos reivindicativos sobre el aspecto físico. Miles de cuentas en redes sociales intentan normalizar nuestras queridas estrías, molletitos, acné y mil historias más que no queremos tener pero que son lo más normal del mundo. 

Que no te importe tanto lo que los demás opinen de ti. Que aburrido sería el mundo si todos vistieramos y comportaramos iguales, sin tener personalidad propia. 

En definitiva, cuando nos ocurre algo, nos imaginamos más de lo que realmente es. Lo que nos causa más ansiedad. Si nos acostumbramos a tener ansiedad constantemente (porque piensas que siempre estás en peligro), al final se vuelve crónico. 

¿Y qué podemos hacer para combatir la ansiedad? No es sencillo, pero con práctica se puede. En el momento que te ocurra algo en el que le puedes dar mil vueltas al asunto, ¡no lo hagas! 

sin ansiedad

Un truco es que te imagines que eres tu mejor amiga/o aconsejándote que lo que te ocurre no es tan malo como piensas: te dirá todo lo bueno, las ventajas que puedes obtener gracias a eso, que no te rayes tanto que no es para tanto, no hagas la bola tan grande, el resto de personas no lo verán igual que tú… 

Si te repites eso, al final tu ansiedad se verá reducida. No le darás tanta importancia a las cosas y dejarás de darle mil vueltas al asunto. También es recomendable hacer deporte, quedar con amigos para tomarte algo, relajarte viendo Netflix o lo que sea que hagas para relajarte. Esta combinación de cuerpo y mente puede ser muy positiva para ver reducida tu ansiedad. 

¡Ah! Y si tu ansiedad viene determinada porque no te da tiempo a estudiar todo lo que deberías, aquí sentimos decirte que necesitas mejorar la organización de tu tiempo. Wuolah puede ayudarte pero es crucial planificarte. Existen miles de herramientas gratuitas que tenemos disponibles a día de hoy para no procrastinar… ¡EL TIEMPO ES ORO!

Y ahora te vamos a recomendar una App chulísima (y gratis) que permite conocer en qué estado están tus pilares fundamentales y lo que más te importa en esta vida: amor y relaciones, salud y fitness, carrera y educación, desarrollo personal, familia, amigos y vida social, diversión y entretenimiento y finanzas. Se llama Remente y está disponible tanto para Android como para iOS.

Puedes evaluar cada una de ellas del 1 al 10 y puedes comprobar a simple vista qué aspectos de tu vida necesitan mejorar y en cuál vas a centrar tu foco. Además puedes añadir recordatorios importantes para ti, como ver a tu familia, comer más sano, aprender cosas nuevas cada día, etc. Así conocerás tu estado de ánimo cada día y qué es exactamente lo que te genera más ansiedad.