Cómo hacer un buen currículum

Cómo hacer un buen currículum

¿Lo notas? Es tu primer trabajo. Aún no lo conoces, no sabes dónde es, pero existe.

La primera pregunta que nos hacemos es: ¿cómo accedo al mercado laboral para obtener experiencia si es justo lo que piden para el puesto? Puedes hacer uno del montón o puedes hacer un muy buen currículum, que deje claro estos puntos:

  • Que sabes en qué consiste ese puesto de trabajo.
  • Que has desempeñado esas tareas antes.
  • Que eres el perfil exacto que busca el reclutador.

 

Las normas básicas de hacer un currículum:

Un buen currículum se presenta en un formato moderno, fresco, que no se pase de pedante y sin horteradas. Para evitar horteradas me refiero a:

  1. Que el color principal de fondo sea blanco.
  2. El texto irá siempre en negro.
  3. Que si quieres usar un color para alguna cosa extra (un título, un subrayado) te dejamos usar máximo dos colores.
  4. Ahora vuelve a leer el punto uno.
  5. No lo pongas todo en una columna, no es un libro.

 

Una de las normas principales de hacer un buen currículum es que debe ocupar siempre un folio. Las impresoras son máquinas crueles. Se atascan siempre en la segunda hoja. No querrás que tu reclutador tenga medio currículum en la mesa cuando la parte importante iba en la página siguiente.

La estructura para un buen currículum:

Tu nombre en grande, arriba, que se sepa quién eres. No uses la palabra currículum en todo el documento. No hay que recordarle a nadie que este folio es exactamente eso.

 

Principalmente hay tres grandes campos de información: perfil general, perfil laboral y perfil académico. ¿Porque no ponemos el perfil general a la izquierda, ocupando un tercio del folio? Tranquilo, te hemos hecho un croquis:

Como hacer un buen currículum

Venga, el perfil General

Empezaremos por lo más fácil, el perfil general. Este apartado tiene hechos que pueden ser confirmados por tus padres: teléfono, fecha de nacimiento, email de contacto, web si tuvieras y redes sociales.

 

Como sabemos que ya puedes estar liándola, vamos a puntualizar dos cosas:

  • Uno, el email de contacto. Ese de 2008, pablo_jonas_bieleber007@yahoo.com no es serio, cámbialo.
  • Dos, redes sociales: haremos una parada técnica para ver “qué es”, y “qué no es” una red social para el trabajo. El objetivo es sumar puntos para la candidatura.

 

Por ejemplo: en Instagram sólo hay stories de lo bien que te lo pasaste en la verbena del pueblo y la cantidad de bebidas espirituosas que consumiste. No estamos sumando nada al CV. Si en cambio estamos optando a un puesto dentro de una agencia de publicidad, lo mismo sí que encaja tu perfil de reviews sobre calcetines de animalitos.

 

Todo depende del tipo de puesto de trabajo al que estés optando. En cualquier caso, SIEMPRE deberás tener activo un perfil en LinkedIn, red social profesional principal y primordial donde los reclutadores te verán y podrás antes encontrar trabajo.

 

Todo este bloque puedes ponerlo a la izquierda de tu CV. Aprovecha que no vas a usar grandes párrafos de texto para que este ocupe un tercio del folio. Y la foto, cuídala. No quiero ver la foto de tu orla (a menos que me quieras remarcar que eres recién titulado), fotos de un bautizo (se te nota que ibas elegante, pero tu mirada me dice: fiesta) ni fotos de DNI (no te hagas fotos sobre un fondo blanco, cuéntame algo más).

 

Lo importante: perfil académico y laboral

Ahora vamos con el segundo y tercer bloque: perfil académico y laboral. A nosotros nos gusta organizar la info con lo más reciente lo primero y lo más antiguo después. Sé listo: pon primero el bloque que más nos interese, ya sea laboral o académico.

 

¿Qué se pone en el apartado académico? Aprovecha y explica aquí que eres el perfil que buscas. No me hables de la carrera, háblame de asignaturas, trabajos y seminarios que hiciste mientras. Así ya te estás desmarcando del resto de candidatos de “mira, otro que estudió lo mismo” a “este parece que controla”.

 

Vamos con ejemplos, nos encantan:

 

¿Empezaste el trabajo fin de carrera? Dilo.

¿Hiciste un curso de tipografía y el puesto es para perfiles creativos? Dilo.

¿Trabajaste en un famoso restaurante fast food y buscan un profesional cara al público? Dilo.

¿Tienes carnet de manipulador de alimentos y están buscando un financiero? No lo digas, no tiene nada que ver.

 

Tiene bastante sentido, ¿verdad?

 

¿Nos queda sitio? ¡Más cosas!

Si lo estamos haciendo bien, aún tenemos sitio para escribir más cosas. Es la hora de poner conocimientos, así que empezaremos por los idiomas. Todos los conocimientos se miden en tres niveles: básico, medio y avanzado. Si en alguno de ellos tienes títulos oficiales (B2 de inglés, por ejemplo) inclúyelos.

 

No te olvides añadir a un tu currículum si tienes el carnet de conducir, certificados o cualquier otra cosa que permita destacar o que te contraten antes, como la Garantia Juvenil, por ejemplo.

No te falta nada, sólo la carta de presentación

 

Ya habrás comprobado ya que no hemos usado las palabras: motivado, optimista, proactivo y con ganas de trabajar. Se supone que estas aquí porque quieres hacer un buen currículum. Tienes la actitud, por eso estás presentándote como candidato. Si quieres hablar un poco más sobre tí cuéntalo en otro documento, en una carta de presentación.

 

No te pongas nervioso, hacer una buena carta de presentación es la parte fácil. En la carta de presentación vamos a contar quienes somos, que eres el perfil que están buscando y que todo lo que has hecho antes te valida para el puesto. Despídete cordialmente y sugiéreles una reunión: “podemos organizar una entrevista los próximos días y desvirtualizarnos”.

 

Por último, un consejo. Si has aprendido bien a hacer un curriculum, llévate a la entrevista varios, uno para tí y otro para el entrevistador. La cuestión es que estéis todos con un papel en la mano y no tengas que estar señalando cosas. Plantéalo como que todos estáis comentando cuál es el candidato perfecto y que (plot twist) eres tú.

 

Si has llegado hasta este punto, ya tienes un buen currículum. Pero te mereces un truco de Wuolah. Cuando imprimas el curriculum pide un papel más grueso, de 180 o 200 gramos. Los entrevistadores notarán la diferencia con los demás currículums de la pila de candidatos. Verán que te tomas la vida en en serio.