Dónde aprender inglés gratis y a tu ritmo

Dónde aprender inglés gratis y a tu ritmo

Hablar y dominar varios idiomas es cada día más importante. Y no solo porque nos lo digan nuestros padres (que también) o porque nos pidan el B2 para sacarnos la carrera, sino porque es ya indispensable para encontrar un trabajo de cierta cualificación; más aún si te marchas al extranjero a buscar empleo. Por eso aprender inglés, el idioma internacional por excelencia, es algo que todos hemos intentado alguna vez, y que muchos seguimos teniendo como tarea pendiente.En España, de hecho, y según datos del barómetro Cambridge Monitor publicado por Cambridge University Press, tenemos uno de los niveles de inglés más bajos de toda la Unión Europea: el 44% de los españoles reconoce que su nivel en la lengua anglosajona es “bajo” o “muy bajo”. Es más, según los datos del CIS en 2017, solo uno de cada diez ciudadanos mayores de 18 años en nuestro país está aprendiendo alguna lengua extranjera a día de hoy, a pesar de considerarlas muy importantes.

Ante este panorama, es evidente que saber idiomas te da una ventaja diferencial incuestionable en el mercado laboral e incluso en múltiples aspectos de tu vida social (ejem, Tinder, ejem). Por eso, en Wuolah queremos ayudarte a mejorar tu nivel dándote las claves de dónde y cómo aprender inglés gratis y a tu ritmo.

 

aprender ingles gratis

 

Cursos gratuitos en Youtube.

 

Hay muchísimos canales especializados en el aprendizaje de la lengua de Shakespeare en Youtube. Es una forma muy cómoda y amena de familiarizarse poco a poco con el idioma, y además completamente free. Entre gameplay y gameplay de ElRubius, prueba a ponerte un breve vídeo sobre, por ejemplo, los phrasal verbs. Ya verás todo lo que aprendes y lo rápido que se te pasa la lección. Tres canales muy recomendables de este tipo son, por ejemplo, JenniferSL, engVid: Learn English o InglesitoIngles

 

Apps móviles especializadas.

 

Es otra alternativa moderna y práctica a la que podemos acceder desde la App Store de nuestro móvil. Este tipo de aplicaciones nos permiten dosificar nuestro aprendizaje en pequeñas lecciones y mediante divertidos métodos como juegos o conversaciones con otros angloparlantes. De todas ellas destacamos Duolingo, donde se van ganando puntos y subiendo de nivel por superar correctamente los diferentes mini-juegos y pruebas que nos proponen. Tiene una versión premium para quitar la publicidad, aunque buena parte del contenido que ofrece para aprender inglés es gratuito y de calidad. Viene especialmente bien para comenzar con lenguas que apenas conoces.

 

Extensiones de Google Chrome.

 

Esta opción seguro que os resultará más original y desconocida a algunos de vosotros. Chrome nos permite instalar todo tipo de extensiones para mejorar nuestra experiencia a la hora de navegar, y algunas de ellas nos permiten aprender inglés casi sin darnos cuenta y a cambio de cero euros. Por ejemplo, Grammarly nos corrige automáticamente los errores que cometemos a la hora de redactar. Es como un profe particular que nos vigila por si alguna vez intentamos hacernos los bilingües en Linkedin y no queremos quedar como paletos. No es infalible, ni mucho menos, pero se aprende bastante. Otra extensión similar es Readlang, que nos permite ver instantáneamente las traducciones de las palabras o frases sobre las que hagamos clic, por lo que resulta súper útil para aprender vocabulario.

 

 

Ver pelis y series en versión original.

 

Este consejo es todo un clásico, pero no por típico deja de ser cierto. Empaparte de un idioma mientras disfrutas de tu saga favorita o del último estreno sobre el que todo el mundo habla es un 2×1 más que eficaz:

  • Aprendes a entender la lengua hablada (ese odioso listening que a tantos se nos atraganta).
  • Aprendes a pronunciar las palabras más típicas del lenguaje informal (ese odioso speaking que, también, a tantos se nos atraganta).
  • Asimilas expresiones y frases hechas muy difíciles de entender en otro contexto.
  • Incluso puedas llegar a comprender cómo se escriben algunos términos si te animas a poner los subtítulos.

Y todo esto disfrutando de las voces originales de los actores y comiendo palomitas. No sé vosotros, pero nosotros solo vemos ventajas.

 

Escuchar música en inglés.

 

Si no eres muy fan de la ficción y el audiovisual, podemos llegar a entender que no acabe de convencerte el consejo anterior. Pero amigo o amiga mía, la música le gusta a everybody. Ponte tus hits ingleses o americanos favoritos, busca sus letras en internet y sigue cada estrofa mientras bailoteas y descubres que ese estribillo que tanto te gustaba dice “Sweet home Alabama”, y no “NIIIÑO A LA CAMA”. O, para poder hacer todo ese procedimiento de forma automática y más divertida, también puedes usar aplicaciones como LyricsTraining, donde entrenarás tu inglés con algunos juegos y ejercicios mientras lo gozas fuerte con tus temazos preferidos.

 

Apúntate a intercambios de idiomas.

 

Nada mejor que practicar para mejorar. En casi todas las ciudades suele haber cafeterías y locales que organizan días de intercambio y conversación con extranjeros. Apúntate, tómate un café y una cerve, conoce gente nueva y practica algunas de las frases más utilizadas del idioma que ansías dominar. Además, también puedes hacerlo online en portales web como Italki o Verbling y apps como Tandem o Hello Talk. En la mayoría de estos sitios encontrarás profesores que te cobrarán precios muy razonables por hora, pero también aprendices como tú (¡de cualquier lugar del mundo!) con los que podrás charlar gratuitamente. Recuerda que un intercambio debería ser siempre gratuito, puesto que tu interlocutor aprende de ti al igual que tú lo haces de él.

 

 

Aprovecha tu Erasmus o tus viajes al extranjero

 

Muchas veces no aprendemos un idioma de verdad hasta que no tenemos más remedio que dominarlo para “sobrevivir”. Vete fuera un tiempo: crecerás como persona y harás que tus conocimientos y capacidades lingüísticas crezcan también. Eso sí, elige bien tu lugar de destino si quieres aprovechar el viaje para mejorar una lengua específica. Polonia es muy barata y se está bastante fresquito, pero allí inglés vas a aprender poco. Y si prefieres no viajar, hazte coleguita de los que sí lo hacen y vienen a tu ciudad unos meses por estudios o trabajo. Si tú no vas a Londres, que Londres vaya a ti.

 

Elige una carrera bilingüe

 

Muchos centros universitarios públicos ofrecen ya carreras impartidas en dos idiomas. Quizás al principio lo pases regular intentando comprender todo lo que se explica y comenta en las clases, pero a largo plazo seguro que no te arrepentirás de haber elegido esos estudios. Además, un grado bilingüe queda mucho más lustroso en el currículum, para qué nos vamos a engañar.

Y lo más importante para aprender inglés… ¡Constancia y paciencia IN! ¡Vergüenza y complejos OUT!

 

Aunque el inglés no sea uno de los idiomas más difíciles, no podemos ni debemos pretender dominarlo en uno o dos meses. Puede que el curso intensivo de una academia te ayude a aprobar el examen del B2 con tan solo un mes de clases, pero para aprender inglés de verdad necesitas currártelo día a día y no abandonar tus objetivos a la segunda semana. Memoriza 5 palabras o un par de phrasal verbs cada día, mira una lección en un vídeo de Youtube todas las noches antes de acostarte, ponte Netflix en inglés, o haz lo que tú consideres oportuno para no agobiarte, pero sé constante y no te desesperes al poco tiempo de comenzar. Y, por favor, nada de caritas sonrojadas cuando nos toque hablar otro idioma en público o con otras personas: nadie nace sabiendo, y muy probablemente los listillos que hoy se ríen de ti dentro de un año desearán poder hablar igual de bien que tú. Como decimos unas líneas más arriba, se mejora con la práctica mucho más que con la teoría.

Ya tienes controlado el inglés, ahora a por los apuntes.